viernes, 9 de diciembre de 2016

Esto no es una poesía

Me miro en el espejo,
soy un par de ojeras andantes,
hace mucho que nadie me dice bonita.

No sé qué quiero,
cómo lo quiero
ni cuándo.

Hay días que desespero,
que no sé qué hacer para acallar mi mente.
Voy de un lado a otro
sin saber qué estoy buscando exactamente,
¿Cómo se satisface un deseo indefinido?

Escribo por impulsos.
Me siento un poco yonqui,
una yonqui que se ha quedado sin su droga habitual
y busca un chute de cualquier otra cosa que pueda calmarle.
Un poco TOC, incapaz de evitar las compulsiones.

Si de verdad estás ahí,
va siendo hora de que aparezcas.

4 comentarios:

  1. Nos miramos en el espejo y vemos lo que no creemos.
    Imaginamos lo que seremos e intuimos lo que fuimos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Nos miramos en el espejo y vemos lo que no creemos.
    Imaginamos lo que seremos e intuimos lo que fuimos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Toda la razón, gracias por pasarte. Un abrazo:)

    ResponderEliminar