viernes, 19 de agosto de 2011

Tú me enseñas que se puede querer.

Tropezamos de repente, sonreíste a quema ropa contra el filo de mi boca.
Susurraste que el pasado sólo es como un día malo.

No consigo recordar porque motivo me fui,

No consigo recordar como he llegado hasta aquí,

Siempre fui poniendo parches,
negando segundas partes.
Hasta que me demostraste que no quiero olvidarte.

Tú me enseñas que
se puede querer,
lo que no ves.
Tú me enseñas que se puede querer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario