viernes, 19 de agosto de 2011

"Cuando debería ser feliz, y ser feliz al ver que otros son felices, tras haber recibido últimamente buenas noticias y un indulto de cine, quiere que le devuelvan el dinero más que nunca. La felicidad parece una mentira. Quizá lo sea. Una mentira del copón, que todo el mundo se traga sin pensar. Y eso le vuelve loco: ser el único que se da cuenta. Joder, ahora todo el mundo se traga el juego de la felicidad. Y le entran ganas de chillar, de hacer algo. Lo que sea. Sólo para enseñarle a la gente. Para que se den cuenta. Y también para probárselo a sí mismo otra vez. ¡Fijaos! ¡Fijaos! ¡Fijaos, joder!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario